left
izq. arriba
Inicio | Contactos | Mapa del sitio busqueda
derecha arriba
 

Para el restablecimiento del Estado Social de Derecho, Laico y el respeto a la institucionalidad

Luisa Molina se dirige a la Asamblea
2010-11-06

PROCLAMA DE LA COORDINADORA CIVIL Para el restablecimiento del Estado Social de Derecho, Laico y el respeto a la institucionalidad


La COORDINADORA CIVIL como espacio autónomo de coordinación, articulación de redes territoriales, movimientos y sectores sociales nicaragüense, hemos planteado como misión y visión facilitar el desarrollo de capacidades para incidir políticamente en la construcción de una Nicaragua democrática, equitativa, solidaria, humana, desarrollada y sustentable”.

Aportar al desarrollo de capacidades que articulen esfuerzos y faciliten procesos, para la construcción de una ciudadanía activa y efectiva, en donde, todas y todos los ciudadanos/as informados/as, empoderados/as de su ciudadanía defiendan sus derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales, quienes ejerciendo legítimos derechos y libertades constitucionales contribuyamos en las políticas públicas.

El fundamento de nuestra acción son los derechos humanos, sustentado en la defensa, promoción y exigibilidad, por ser estos inherentes a todas las personas, sin discriminación alguna, que los lleva a ser universales, indivisibles, interrelacionados, interdependientes, irrenunciables e impostergable.

A fin de lograr que nuestra Constitución Política, las leyes, el aparato institucional y el Estado en su conjunto, satisfagan las necesidades de todos los ciudadanos, tomando como referente el interés supremo de la nación y del bien común.

Es esencial que estos derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho y Laico, donde prevalezca la ley y las instituciones por encima de la voluntad de las personas; donde el Estado en su doble rol, no intervenga en el libre ejercicio de los derechos civiles y políticos, y que a la vez les proteja, tutele y garantice los derechos económicos sociales y culturales de todos los nicaragüenses, para garantizar el ejercicio de sus derechos y en el disfrute de sus libertades. Hacer lo contrario es conducir a la concentración de poder, el autoritarismo, el conflicto social y la ingobernabilidad.


La Propuesta a la Nación para cambiar el rumbo de país, aprobada por la Asamblea General de la CC el año 2009 aporta de forma integral la búsqueda de soluciones, a los déficit y deudas que tiene el Estado de Nicaragua con su ciudadanía, el medio ambiente en inversión en la infraestructura rural.

En lo económico propone: la inversión en capital humano, al aprovechamiento del Bono Demográfico, que es la oportunidad que por un espacio de 30 años ofrece a la mayoría de la juventud en edad laboral, que pueda contribuir a reducir la pobreza.
Foto
Darling Munguía al leer la Proclama

En lo social propone una salida a la crisis de vivienda y una propuesta de sistema constructivo ambiental de bajo costo. En Gobernabilidad propone resolver la crisis política de la democracia, mediante la elección de personas idóneas y sin sesgos partidarios. El respeto a la división de los poderes, a la Constitución y a la institucionalidad, que permita superar los pactos, las componendas la confabulación y el reparto de las instituciones y poderes del Estado.

La ruptura a la gobernabilidad democrática, tiene serias consecuencias en la vida cotidiana de la ciudadanía, pues tiene un impacto en el salario de los trabajadores, los médicos, las enfermeras, los maestros, a la diversidad sexual, aún más en las pensiones completas o reducidas para los de la tercera edad; el desempleo aumenta, trayendo consigo la migración de grandes masas laborales de nuestra juventud, que luego viven la tragedia de ser discriminados en otros países, la inseguridad ciudadana.

Un sistema judicial partidizado, al servicio de fuerzas hegemónicos no administran la justicia, y esta se parcializa, abriendo las puertas a la corrupción política o pecuniaria, quedando la población en la indefensión frente al poder político o poder económico, atizando la ingobernabilidad.

Todo tiene una afectación directa en el presupuesto y por ende en la profundización de la pobreza y el nivel de vida adecuado a la dignidad humana de los nicaragüense, que ante la indolencia de los gobernantes, prefieren beneficiar a sectores económicos y financiero con el pago de deuda interna, a costa de reducir el presupuesto social, en educación y salud.
Foto
Irving Dávila explica ruptura institucional

Vemos que la extraordinaria cooperación venezolana, que asciendo a más de un mil doscientos millones de dólares que podría estar contribuyendo al desarrollo humano, a la creación de condición de sujetos de derechos de los y las nicaragüenses, que permitiera superar la cultura de la mendicidad, y la inversión en las políticas sociales, de: educación, medicinas, en infraestructura rural, en política social de protección hacia niñez, adolescencia, juventud, mujeres y personan adulta mayor, en empleo productivo, que asegure a jóvenes oportunidades que evite la migración, se manejan sin control ni transparencia.

Por lo tanto, es urgente que toda la ciudadanía tome conciencia de los peligros que corremos de volver a una dictadura como la que conocimos en época pasadas, para lo cual debemos avocarnos a emprender todos los esfuerzos posibles para restaurar nuestros derechos y libertades fundamentales, teniendo como objetivos a alcanzar los siguientes:

• Contribuir al restablecimiento del Estado social de Derecho, Laico y el respeto a la institucionalidad
• El restablecimiento de los contrapesos constitucionales y la independencia de los poderes del Estado
• El restablecimiento de un verdadero estado democrático
• Demandar a todos los poderes del estado el cumplimiento de sus deberes y el respeto a los derechos humanos
• Propiciar desde una perspectiva de cultura de paz, el dialogo inclusivo entre autoridades locales y organizaciones de sociedad Civil.
• Lograr las garantías necesarias para el ejercicio democrático del sufragio universal, exigiendo la no reelección del actual Consejo Supremo Electoral, garantías necesarias para las elecciones del dos mil once y resolver el problema de la falta de cedulación de gran cantidad de ciudadanos nicaragüenses que no la tienen o ya se les venció, lo que impide el ejercicio de sus derechos políticos y ciudadanos.

Sobre el conflicto fronterizo suscitado recientemente entre Costa Rica y Nicaragua, con el debido reconocimiento de nuestro derecho soberano sobre nuestro territorio acorde al derecho internacional, el Tratado Cañas – Jerez y los Laudos Cleveland y Alexander, los Presidentes deben resolverlo como verdaderos estadistas, sobre un dialogo transparente, por el bien común de los seres humanos y la madre tierra, y que no sirva esto para confrontar a nuestros pueblos, ni para sacar ventaja política, mucho menos en un año preelectoral.

Solamente el auto reconocimiento como sujetos sociales de derechos, nos dará el empoderamiento a los ciudadanos y la promoción de una ciudadanía efectiva, articulada, organizada, informada y capacidad para lograr las alianzas sociales en función de los grandes objetivos políticos, del ejercicio efectivo de los derechos constitucionales y el aporte para el desarrollo humano, de Nicaragua para todas y todos.

¡Construyendo ciudadanía por la paz,la justicia social y el bien común!


Managua, 06 de noviembre del 2010

Descargar documento
 
derecha arriba


Alianzas y contrapartes
boletin
left
  izquierda   derecha abaj