left
izq. arriba
Inicio | Contactos | Mapa del sitio busqueda
derecha arriba
 

SI SE QUIERE AVANZAR HACIA UNA EDUCACION DE CALIDAD PARA TODOS LOS NIÑOS Y ADOLESCENTES...

2012-07-27

Las demandas principales de fondos provendrán por una parte de la necesidad de mejorar significativamente la calidad de la educación, que muestra resultados abiertamente insatisfactorios. Por otra parte estará presente una fuerte demanda por expandir la cobertura en la educación pre-primaria, y especialmente post primaria, particularmente la técnica y secundaria.

Estas demandas son resultado de lo ocurrido en las décadas pasadas que permitieron que la cobertura de la educación primaria fuera de alrededor del 87%. En secundaria en cambio, la tasa de cobertura es solo del 45%. Atender los alumnos que hoy no están siendo atendidos resultará bastante más costoso por alumno que lo que resulta actualmente, a menos que se termine una vez mas sacrificando la calidad.

Ello es consecuencia tanto de que la educación secundaria es más cara por alumno que la primaria, principalmente debido tanto a la exigencia de profesores y libros de texto mas especializados, mayor remuneración relativa de los maestros de secundaria, y a la necesidad de insumos mas complejos (laboratorios, bibliotecas).

Pero además, dado que actualmente la inversión por alumno de secundaria es muy inferior a la de primaria, si se quiere ampliar la cobertura mejorando el nivel de aprendizaje, ello tendrá un requerimiento mayor de recursos por alumno.

Sin embargo, mejorar las tasas de cobertura de secundaria requerirá de un esfuerzo muy considerable por asegurar las tasas de permanencia y la culminación en la enseñanza primaria, que en Nicaragua son excepcionalmente bajas.

Este considerable esfuerzo adicional es necesario no solo para superar el enorme rezago comparativo de Nicaragua en materia de permanencia y culminación de la enseñanza primaria, sino porque el progreso se hace cada vez más difícil, ya que supone atender a segmentos de la población que presentan rasgos de marginación.

El logro de las metas de cobertura, por su parte, demandara de la disponibilidad de docentes, aulas y libros de texto suficientes, y centros escolares a distancias adecuadas. Habrá que invertir en la construcción de nuevas aulas y la rehabilitación y mejoría de las existentes, y asegurar que todos los alumnos tengan acceso a los libros de texto.

Al mismo tiempo, hay que considerar la necesidad de programas relativamente amplios de subsidio de la demanda, en el caso de los alumnos de menores ingresos, para compensar a los hogares por los costos privados y de oportunidad que representa enviar a los niños y adolescentes a la escuela.

Esto todavía no toma en cuenta el considerable esfuerzo de inversión adicional que habría que hacer para mejorar significativamente la calidad en todos los niveles. El hecho de aumentar la proporción de alumnos que completa un determinado ciclo de enseñanza, reducir la repitencia y elevar los aprendizajes de los alumnos, conlleva la exigencia de aumentar la calidad de la educación.

Pero como se sabe, la educación de calidad es costosa, lo que se traduce en la necesidad de recursos para financiar los insumos básicos requeridos para lograrla.

Los sistemas educativos con más alto desempeño atraen en forma constante gente más capacitada a la carrera docente. Esto se logra por medio de un riguroso proceso de selección de los que ingresaran a la formación como docentes (solo los mejores y los que posean los requisitos indispensables pueden ingresar), y buenos salarios iniciales (no inferiores a las de otras categorías profesionales).

El salario inicial o básico de la profesión docente debería nivelarse al salario promedio nacional, para evitar sesgos adversos a la educación en la estructura de salarios relativos. De lo contrario, jamás se lograría atraer a los mejores candidatos a la profesión docente. Pero elevar el salario relativo de los docentes significara incrementar aun más el gasto por estudiante, para una cobertura dada del sistema educativo.

Dado que el techo de la calidad de la enseñanza está dado por la calidad de los docentes, esto conllevaría no solo seleccionar a los aspirantes a docentes de entre los mejores candidatos, sino además la necesidad de invertir de manera importante en la formación de los seleccionados, para dotarlos de los conocimientos y las destrezas adecuadas.

Con estas premisas se eleva el status de la profesión, lo que facilita la atracción de candidatos aún mejores.

Por otra parte, una mejora significativa de la calidad exigirá una inversión apreciable en términos de rehabilitación y mejoría de la infraestructura escolar. Los datos de SERCE muestran que existe una fuerte asociación entre la calidad de la infraestructura escolar en términos de disponibilidad de servicios públicos (agua potable, electricidad, teléfonos, sanitarios suficientes, desagües) y en términos de disponibilidad de bibliotecas, laboratorios, salón para docentes, y otros, y la calidad de la educación.

 
derecha arriba


Alianzas y contrapartes
boletin
left
  izquierda   derecha abaj